Hi esto es imagen

CBD dosis, efectos y consecuencias.

A medida que las aplicaciones y usos del cannabis aumentan, los investigadores intentan dar respuesta a estas dos preguntas:

  • ¿Cuál es la dosis correcta de CBD?
  • ¿Cómo interactúa el CBD con otros cannabinoides?

 

Con el aire fresco derivado de la mayor aceptación y legalización del cannabis en cada vez más países, los investigadores están respondiendo y arrojando luz sobre sobre cuáles son las formas más eficaces de uso y las nuevas aplicaciones que de él se podrán hacer en el futuro.

Uno de las principales controversias que suscita el uso de la marihuana medicinal es la de saber discriminar la correcta dosis de cannabinoides.

Debemos recordar que el CBD es un componente no psicoactivo del cannabis, el cual sabemos es no adictivo y que posee una gran cantidad de propiedades terapéuticas. A lo largo de las últimas décadas los investigadores han descubierto el enorme potencial medicinal de esta substancia y también su función substitutiva de opiáceos que generan dependencia usados para calmar el dolor derivado de ciertas dolencias. Uno de los hallazgos tiene que ver con el hecho de que el CBD es capaz de minimizar muchos de los efectos del THC, pues la manera de interactuar con los receptores cerebrales es muy diferente a la forma en que lo hace el THC.

El CBD induce la muerte de células cancerígenas, sin dañar las células sanas. Asimismo, el cannabidiol reduce las convulsiones derivadas de un ataque epiléptico, regula desordeters depresivos y la ansiedad, y es un potente analgésico.

 

Si analizamos las publicaciones del neurocientífico Nick Jikomes (Doctorado por Harvard), sobre CBD podremos hacernos una idea más clara de cuáles son las dosis óptimas de CBD.

Lo primero que este investigador señala en sus artículos es que CBD no produce efectos psicoactivos, como sí sucede con el THC. Sin embargo, el CBD y el THC interactúan entre ellos.

Básicamente, el CBD puede reducir muchos de los efectos no deseados del THC, como la pérdida de memoria a corto plazo, la ansiedad, etc., siempre que la dosis de CBD sea relativamente mayor que la de THC. Por sí solo y en dosis pequeñas, el CBD puede activará receptores con los cuales tenga la mayor afinidad o estén más densamente expresados.

Con dosis más altas de CBD, esos receptores pueden resultar saturados. Así, dice Jikomes, si estáis usando CBD para tratar la ansiedad una dosis media puede resultar muy efectiva, mucho más que la paulatina incrementación de dosis.

Cuando se habla de dosis de CBD, afirma Jikomes, una de las cosas a tener en cuenta es la vía de administración del mismo. Consumido oralmente el CBD apenas llega al flujo sanguíneo. Por lo contrario, el CBD ingerido de forma vaporizada o a través de parches transdérmicos, posee una potencia mucho mayor ya que es una vía mucho más directa para entrar en el riego sanguíneo. Es decir, una dosis igual de CBD no generará necesariamente los mismos resultados si en consumida de diferente forma.

Como pasa con la gran mayoría de las substancias que entran en nuestro organismo su efecto dependerá ampliamente del tamaño de la persona en particular.

De acuerdo con uno de los mayores laboratorios de testeo de productos cannábicos, CannLabs, no hay establecida una dosis letal de CB.

 

 

A la hora de tratar una dolencia con CBD, siempre se debe considerar la opinión de un doctor, el cual podrá recomendar la dosis más pertinente. En España, el CBD se vende como suplemento alimenticio, por lo que no requiere prescripción médica. El Real Decreto 1729/1999 establece que cepas de cannabis destinadas para el uso de producción industrial, suplementos alimenticios y materiales textiles con niveles de THC inferiores al 0.2% son legales en el estado español.

La página web mycbd.com ofrece un calculados de aceite CBD, donde se pueden obtener la cantidad de gotas que se pueden ingerir en una franja de 24 horas. Cada persona es diferente, pero en líneas generales se recomienda empezar con dosis bajas y aumentarlas gradualmente hasta encontrar los efectos deseados. Esa gradual incrementación suele consistir en añadir 25mg cada 4 semanas hasta que los síntomas que se buscaban tratar desaparezcan o se reduzcan.

La clínica estadounidense Mayo Clinic, recomienda:

  • Para incrementar el apetito en pacientes con cáncer: 1 mg de CBD durante 6 semanas
  • Para tratar dolores crónicos: 2.5-20 mg de CBD vía oral en una media de 25 días
  • Para tratar la epilepsia: 200-300 mg de CBD diariamente y vía oral hasta un máximo de 4.5 meses.
  • Para tratar con los problemas de movilidad derivados de la enfermedad de Huntington: 10 mg de CBD por kg vía oral durante 6 semanas.
  • Para tratar desórdenes del sueño: de 40 a 160 mg de CBD vía oral
  • Para tratar la esquizofrenia: de 40 a 1,280 mg de CBD vía oral durante un máximo de 4 semanas.

 

Estudios como los de Nick Jikomes no paran de aparecer y de aportar más luz sobre el uso del CBD. En esta revista seguiremos haciendo eco de ellos y resaltando los puntos más relevantes.